EL VALOR DE UNO MISMO

Lo más común es encontrar que en todos los grupos escolares haya al menos un alumno con TDAH. No es un “niño problemático”, es un niño con problemas. El comportamiento en clase de un niño con TDAH puede ser:

 

- Gritar y hacer comentarios inadecuados.

- No quedarse quieto, jugar con sus manos, con sus pies, lo toca todo.

- Perder el control en los cambios de actividad.

- Interrumpir, sin esperar su turno para dar su opinión en clase.

- Reaccionar desproporcionadamente cuando se meten con él.

- Copiar las tareas y la información del pizarrón.

- Apuntar mal la tarea u omitirla.

- Explotar con facilidad y quedar en medio de los conflictos, aunque no siempre sea el culpable.

 

Por ello, con nuestro apoyo y el de los padres de familia evitamos que el profesor no tome la conducta del niño como algo personal, que entienda que existe un problema que incluso puede ser médico y que su cura no depende de la voluntad del niño, así que debe evitar los castigos constantes o descalificaciones en público que no van a ayudar al niño, pero que si pueden lastimar su autoestima.

Sugeriremos al docente que le anticipe y explique lo que espera de él en forma positiva pero firme. Y que:

 

- Reconozca en público sus éxitos.

- Lo regañe en privado y tranquilamente.

- Le dé responsabilidades en el aula que le permitan tener un poco de movimiento.

- Se mantenga atento ante posibles actitudes de abuso del resto de alumnos.

- Recuerde que el TDAH es un trastorno de base neurobiológica que el niño no ha elegido.

Pampas # 56, Col. Moderna,
Delegación Benito Juárez,
México 03510, D.F.
51600161,
5543530301
fm@descubriendoalser.org
ag@descubriendoalser.org